La primera vez

En estos días hablaba con una señorita sobre lo qué pensaba con respecto a la primera vez (encuentro íntimo) y cuándo creía que era el momento más indicado para vivir esa experiencia. Me llamó la atención mucho la atencion lo que me respondió: “Pues rico, hay que hacerlo cuando uno encuentre a alguien que lo complemente”. Me pareció una respuesta sincera, ya que a pesar de saber que mi planteamiento se basa desde la espiritualidad, ella no tuvo reparo en decir lo que pensaba realmente. Basándome en su respuesta, quisiera proponerte algunas características que debe tener esa primera vez:

  1. “RICO”

Es una palabra tan común que se utiliza para definir algo que es agradable. Creo que la intimidad debe ser eso: agradable. No se puede forzar a tenerla por la presión social o porque tu pareja te exige una “prueba de amor”. Tener intimidad implica que vas a querer disfrutar del momento y poder hacer sentir a tu pareja que es importante y que respetas su vida inclusive en ese aspecto. No es llegar a desahogar tu carga sexual y ya, es buscar comprender qué significa para tu vida y cómo va a afectarla. Porque no es lo mismo que decir ¡que rico estuvo ese helado!

  1. COMPLEMENTO

Personalmente tengo problema cuando se usa esa palabra para referirse a una relación de pareja, porque se puede entender que eres incompleto y necesitas de alguien para ser una persona entera. Pero también sé que cuando se habla de complemento se refiere a esa persona que sabe hacer que tu vida sea mejor de lo que ya es. No se limita únicamente a la parte íntima, ya que eso sería solo una relación superficial. El problema muchas veces nace cuando las parejas basan su relación solo en los momentos de erotismo y se olvidan de que la comunicación y comprensión es importante, incluso para saber cómo se siente tu pareja en esos momentos.

  1. PARA TODA LA VIDA

Este último punto lo extraigo de la posterior conversación, ya que ella me decía que lo ideal sería pasar el resto de la vida con él. En este caso creo que cuando alguien decide pasar su vida con una persona, significa unirse en matrimonio. Es un mito creer que casarse arruina el “matrimonio”, lo que realmente lo destruye es no haberse preparado y decidido con madurez.

.

Cuándo, dónde y con quién tener tu primera experiencia íntima depende únicamente de ti, pero debes reflexionarlo y no solo dejarte llevar por las sensaciones. Te propongo estos tres puntos que pueden ayudar a tomar la mejor decisión.

César Peña

No hay comentarios

Agregar comentario