Familia en cuarentena

Para nadie es un secreto que en estos tiempos las familias sin haberlo buscado se reunieron entorno a una situación difícil, y esto ha tomado por sorpresa a muchos que habían olvidado convivir con quienes son parte de su vida.

No es lo mismo reunirse para celebrar algo, estar en medio de un paseo o vacaciones como familia que tener que encerrarse en unas decenas de metros cuadrados cuidando su salud y estar a la expectativa de cómo actuar de ahora en adelante.

Probablemente no conocías ciertas realidades de tu casa, quizá descubres que no sabes cómo actuar frente a tu pareja, hijos, hermanos o padres, ya que no solo es estar bajo el mismo techo de manera obligatoria, sino además el estrés que se sufre frente a la situación de salud que impacta también la economía, la fe, y muchos entornos que no esperaban verse enfrentados a esta dura situación.

Hoy te propongo que vayas despacio frente a la realidad que vives con tu familia, ya que no se trata de forzar una relación profunda que nunca existió, más bien de manera sutil y atractiva busca sembrar el diálogo y la comprensión en tu casa.

Es comprensible que ya estés perdiendo la paciencia, pero que no sea un pretexto para lastimar de alguna manera a las personas que comparten contigo estos días las 24 horas del día. Recuerda que los demás también ven en ti a una persona desconocida, puesto que no solo ellos olvidaron compartir contigo, sino que tú también lo habías olvidado.

Que esta emergencia sanitaria que afrontamos como humanidad y de manera particular como familia, se convierta en un pretexto para poder acercarnos a quienes solo veíamos a diario, pero no sabíamos exactamente cómo estaba su vida.

César Peña

No hay comentarios

Agregar comentario