El mejor regalo

El fin de año es una época que para las personas es sinónimo de gastos en uno que otro regalo; se trata de buscar el mejor regalo para aquella persona que tienes en mente, y cuando uno es joven quiere con ansias complacer el hambre de llenar una necesidad que es común para muchos.

Hoy quisiera que reflexionemos sobre ese gran regalo que todo joven tiene, y es eso mismo: la juventud. Cuando vivimos aquella etapa es tan normal y natural que a veces a aprovechamos de manera no tan adecuada, puesto que se cree que aprovechar al máximo cada minuto de vida significa poder hacer de todo y con todos. Esa vitalidad y energía debe ser muy bien canalizada y potencializada en todo sentido, pero eso sí, sin caer en simple efervescencia que busca llenar únicamente deseos pasajeros.

Aprovechar cada instante de nuestra vida disfrutando hasta el detalle más absurdo que ella trae; cuando pasa el tiempo y vemos que las personas que alguna vez estuvieron tan cerca ahora están demasiado distantes o ya no estarán más, es un poco triste si no supimos disfrutar con ellos el amor y la felicidad.

La vida nos trae amigos, familia, trabajo, estudio, etc; y son todas esas experiencias que componen inclusive nuestra identidad y la forma como vemos nuestro camino. Hay que sacarle el máximo de provecho a todo eso, y poder inclusive afectar de manera positiva a quienes nos rodean, ya que vivir sólo para nosotros es -podríamos decir- hasta egoísta y no se llama vida. La soledad es buena cuando aprendes a valorar la compañía que tienes, es momento de sacar un poco de tiempo para aquellas personas que descuidaste en algún momento, empezando por ti si es necesario.

El mejor regalo que tienes eres tú, no lo envuelvas demasiado que puedes tardar mucho en descubrirlo, tampoco creas que es mejor que los demás porque se disfruta con más valor en conjunto, y mucho menos creas que no sirve, ya que nada es tan valioso como tu vida.

César Peña

No hay comentarios

Agregar comentario