Sentimientos encontrados

La vida está llena de sentimientos que cada día acompañan nuestro vivir; no se trata de trabajar y olvidar que tenemos sensaciones que de una u otra manera van a afectar nuestro caminar e inclusive la función que se desempeñamos.

No es malo sufrir en el momento que algo afecte nuestra vida, ya que un buen líder sabe reconocer su dolor y debilidad frente a quienes son de confianza; digo de confianza, ya que siendo sinceros, sabemos que existen personas que esperan que caiga un árbol para poder hacer leña de ello. Las circunstancias en las que la emoción que experimentamos afecta nuestro actuar pueden ser innumerables, e inclusive por más que sea la misma situación, la reacción será diferente.

Descubre tu historia y reconoce que no es sencillo caminar en la vida y te guste o no será necesario experimentar el sufrimiento de una manera o de otra.

Se debe buscar un apoyo verdadero para poder saber que en la vida uno no está solo, sino más bien siempre existen personas que buscarán apoyarnos para salir de la situación tan dolorosa que se vive. Poder llorar un rato y dejar salir momentos de desánimo y frustración son una acción saludable si se sabe manejar; no se trata de quedarse en el dolor y sufrimiento y olvidar que existen compromisos y responsabilidades asumidas de ante mano.

Mejor es tomarse unos días para vivir un duelo que tratar de sonreír cuando lo único que buscamos es consuelo. Obviamente existen momentos en los que a pesar del llanto, se debe saber olvidar aquella emoción y guiar a quienes nos esperan.

Si hoy descubres que es momento de dejar salir ciertas emociones que pueden ahogar tu entusiasmo, energía, capacidades, alegría y demás; es mejor buscar un espacio y personas adecuadas para poder hacer una pausa para reconocerte tal y como estás en este momento. No es sencillo estar al frente de un proyecto, pero en medio de ello también podrás encontrar bellas personas que siempre estarán dispuestas a apoyarte para no caer. Sonríe siempre, pero recuerda que llorar no te hace débil.

César Peña

No hay comentarios

Agregar comentario