Perfil de un buen líder

Ser líder es algo serio que debe implicar compromiso; no se llega a ser el "mejor" si no se cumplen ciertos requisitos o características. Hoy quiero proponer algunas de las tantas características que debe tener un buen líder, las cuales creo que son fundamentales.

  1. Se motiva

Aunque parezca extraño, es mucho más fácil motivar a los demás que a uno mismo. Se sabe que necesariamente no conocemos las debilidades de las personas que capacitamos. Un buen líder debe saber motivarse aun cuando pareciera que nada va a cambiar. En medio del fracaso o desesperanza el buen líder deber saber salir a flote con su propia motivación; cuando no haya aplausos ni agradecimientos es que vale la pena seguir. Recuerda que para motivar a los demás debes estar motivado.

  1. Es alegre

A veces confundimos la alegría con la risa; una persona que ejerce liderazgo debe saber contagiar la alegría a los demás. No podemos estar rodeados de un ambiente de caos y tensión; las personas felices trabajan con más ganas y tienen capacidad de convencimiento con mayor efectividad, uno no puede llegar con el ánimo caído o con mal genio a demostrarle a otro que vale la pena seguir mi opción o propuesta. La alegría es evidente hasta en la manera de charlar y capacitar, no se necesita hacer escándalo, ya que la alegría no sólo se muestra con los dientes, también se ve por el brillo de los ojos.

  1. Sabe agradecer

La persona más triste del mundo es aquella que no está feliz con lo que tiene, que vive añorando lo que le hace falta. No es malo querer tener mejores condiciones de vida en todos los aspectos, pero no por ello hay que olvidar que lo que se tiene alrededor es motivo para agradecer. Un buen líder saber agradecerle a la vida lo que tiene y por consecuencia ser agradecido con los detalles de las personas a su alrededor. Así parezca algo insignificante uno debe dar las gracias, ya que a veces las personas sólo viven esperando aquello que "se merecen" y el resto es basura. Sé agradecido, y recuerda que si aquello que tienes no estuviera, creo que si lo extrañarías.

  1. Es emocionalmente estable

Todos tenemos altibajos en la vida, pero ello no quiere decir que debe afectar directamente nuestra función y responsabilidad asumida. La estabilidad no significa la ausencia de problemas, es más bien saber estar fijo con un ancla de madurez afectiva y asumiendo cada circunstancia que se tenga que afrontar, sin dejar que ello desvíe la dirección personal o del proyecto que tenemos.

  1. Sabe comunicar

Saber comunicar no es lo mismo que saber hablar. En ocasiones los líderes creen que mientras más tecnicismos usen es mucho mejor la charla. La comunicación en un líder debe ser de acuerdo a las circunstancias y contexto; hay que ser conscientes que mientras mayor conocimiento se obtenga, debe existir mayor facilidad en hacerse entender, inclusive existe la obligación de ser comprendido por el menos formado intelectualmente de un grupo de personas. Un buen líder no es aquel que confunde con sus palabras, es quien sabe iluminar con cada discurso.

  1. Es organizado

Las ideas que surgen de momento son muy efectivas, pero para que esto funcione debe existir un plan para ejecutar. El buen líder debe saber plantear pasos a seguir que no necesariamente sean camisa de fuerza; tienen que servir de guía para caminar. No se puede construir un gran proyecto si no existen directrices a seguir, pero recodar siempre que hay flexibilidad según la circunstancia que se tenga que asumir.

  1. Tiene creatividad

El mundo cambia cada vez con mayor velocidad y más ahora con las nuevas tecnologías y formas de cultura. Un buen líder debe ser creativo, no sólo vivir repitiendo los modelos que le han funcionado por años o con cierto público. El reciclaje el bueno, pero en el ámbito de ideas no siempre debe hacerse; hay que innovar cada día, pero para eso uno tiene que conocer la realidad de todos los públicos. No hay que cerrarnos, siempre puede existir un pincelazo que rompa la forma lineal de pensar y le ponga colores distintos al proyecto.

  1. Sabe escuchar

Ser líder no quiere decir que se deba estar hablando siempre y que únicamente nuestras ideas son las que funcionan. Un buen líder escucha y pide opiniones, inclusive aquella persona que tiene un día de ser parte del grupo puede tener la idea que hará grande el proyecto. No se debe desmeritar la experiencia grande o pequeña del otro; si no se sabe escuchar entonces cómo se hará para ofrecer. Hay que dejarnos guiar, ya que la respuesta o idea del millón de dólares la puede tener cualquiera.

 

César Peña

No hay comentarios

Agregar comentario