Los cambios de la vida

Los cambios de la vida son tan naturales en cada persona, pasamos de un escenario a otro de manera tan sencilla. Por ejemplo: “De la infancia a la juventud en unos años y también de casa al trabajo cada día”. Así podemos enumerar muchos cambios que son tan normales que ni siquiera caemos en la cuenta de que están presentes. Las personas que lideran algunos procesos deben estar dispuestas a asumir y sacar el máximo de provecho de cada cambio que se presente.

Quiero proponerte dos pautas que pueden servirte para poder vivir el momento de cambio en tu vida; que no sean una mala sorpresa y mucho menos detengan tu proyecto de vida.

  1. SON OPORTUNIDADES

En ocasiones nos quedamos únicamente en el asombro que produce el cambio, y eso se convierte muchas veces en sufrimiento frente a una realidad para la cual no estábamos preparados. Debemos ir más allá y poder ver cómo ese cambio genera nuevas oportunidades para crecer, que ese camino que se cerró no era el único para tomar. Debes decidir hacer algo con ese cambio, hacerte la pregunta: ¿qué puedo hacer con esta nueva realidad? La respuesta te puede mover a descubrir nuevas capacidades que tenías escondidas.

  1. NO DESESPERES

Probablemente cuando enfrentas un cambio deseas que pase pronto y poder encontrar ese tan famoso nuevo camino que mencionan todos. Descubrir el sentido del momento que atraviesas puede pasar de un día a otro, pero también demorar un poco más y es cuando la desesperanza aparece. Lo único que el desespero produce es falta de objetividad, ya que las ansias de una respuesta bloquean en ocasiones el sentido común y únicamente permiten pensamientos negativos que hundirán tu esperanza. No es sencillo pero lo primordial es mantener la calma; es necesario encontrar estrategias para lograrlo.

César Peña

No hay comentarios

Agregar comentario