Volver a Dios

En la parábola del hijo pródigo encontramos un gran ejemplo de cómo nos recibe Dios cuando volvemos a Él.