Salmo 136

“Demos gracias al Señor, porque es eterna su misericordia”. Una predicación que nos recuerda que Dios nunca nos abandonará.