La felicidad se alcanza en Dios

En ocasiones nos dejamos convencer que la felicidad se encuentra en lo que tengamos a nuestro alrededor y olvidamos que la llevamos en nuestro interior.