Familia consagrada a Dios

La base de toda sociedad es la familia, y los creyentes debemos consagrarla a Dios. No será sencillo en medio de la realidad que vivimos, pero al hacerlo todo cambiará.