Naciste bueno

Equivocadamente hemos creído que nacimos con maldad en el corazón; personalmente no comparto esa postura, ya que creo que Dios nos hace perfectos. Te invito a recordar que naciste bueno.