El enojo

Hay razones grandes o pequeñas para experimentar el enojo; todos tenemos derecho a enojarnos e inclusive debemos hacerlo en ciertos momentos para expresar nuestra desaprobación frente a una injusticia. El problema es cuando el enojo supera la circunstancia a la que nos vemos enfrentados y causamos daño interno o externo.